Detectores de radar: Si la Guardia Civil te pilla utilizando este dispositivo en tu coche la multa será de 200.-€ y además te retirarán 3 puntos del carné de conducir.

Inhibidores: Utilizarlos supone enfrentarse a una multa de 6.000 euros y la retirada de 6 puntos en el carné de conducir. Además de su utilización, también está prohibida su instalación. Así que, si la Guardia Civil descubre al taller que ha colocado este dispositivo en el vehículo lo multará con 30.000.-€.

 

Lo único que está permitido son los avisadores de radar, unos dispositivos que ni detectan ni inhiben la frecuencia de los radares, avisan al conductor de dónde está localizado el cinemómetro y se valen de bases de datos con la posición de los radares fijos o móviles.

 

Fte: Autopista.es