Defraudar al seguro es un delito que puede acarrear penas de prisión.

Auto, es el ramo que concentra el mayor porcentaje de fraude al seguro, con casi el 50%.

Más del 88% de los casos tienen que ver con la conducción del vehículo. Las cantidades económicas que se tratan de defraudar al seguro representan un 85%.

En multirriesgos, los daños por agua han dejado de ser la primera causa, ya que se han superado por los daños eléctricos.

Las indemnizaciones fingiendo daños corporales han sufrido una importante caída ya que el código penal despenalizó las faltas en los accidentes de tráfico con lesiones leves.

Sin embargo, el número de casos de fraude en los que se reclama una indemnización por daños materiales ha crecido hasta significar el 83% del total.

La detección de los casos de fraude tiene un impacto importante en la prima que pagan los asegurados por sus pólizas. El pasado año, los pagos evitados por casos de fraude y que no fueron repercutidos en el resto de asegurados, supusieron un ahorro del 5% en el seguro de auto o del 19% en los casos de responsabilidad civil.

Las provincias que mayores tasas de fraude representan son: León Cantabria Tarragona y Cádiz, frente a Guipúzcoa, Madrid, Soria Toledo y Albacete, que es donde menos se defrauda al seguro.

Si atendemos a la tasa de fraude por género, en la rama de hogar los casos de fraude están equilibrados, ya que los españoles siguen defraudando mas al seguro que las españolas. Y más del 75% del fraude en Auto lo cometen los hombres.

Una de las ultimas practicas de fraude al seguro es aquella que afecta a los siniestros de empresas que activan su cobertura de responsabilidad civil de manera maliciosa. Es una práctica muy similar a la cometida con las pólizas con cobertura de responsabilidad civil de profesionales.

Gracias a la inversión en nuevas tecnologías y formación, se están reduciendo los casos de fraude, ya que las herramientas tecnológicas ayudan a detectar más del 21% de los siniestros fraudulentos.

 

Fte. Seguros News.