La entrada en vigor de la nueva norma WLTP de homologación de consumos y emisiones, está ocasionando la venta acelerada de los modelos en stock no homologados, que a 1 de septiembre no podrán superar el 10% de las matriculaciones de cada marca.

La nueva normativa de la Unión Europea, a partir de 2020 exigirá reducir las emisiones medias de cada marca a 95 g/km para evitar multas prohibitivas.

Este hecho ha distorsionado las ventas y es el responsable del 19,3% de aumento en este pasado mes de julio. De hecho, la subida se ha concentrado en las matriculaciones de empresas, (+29,5%) y alquiladoras (+31%), las más sensibles a operaciones agresivas de las marcas. Las de particulares, más transparentes, se han quedado en la media del año (+10,5%).

La situación actual es diferente según el fabricante, ya que casi todo lo que no se haya vendido en agosto, habrá que matricularlo para sacarlo después como kilómetro cero o coche usado. Así que este mes de agosto puede ser el mejor en mucho tiempo para cambiar de coche.

 

Fte. El País.