La DGT ofrece unos consejos para tener el coche a punto para las tormentas:

 

1.- Limpiaparabrisas. Si la goma de las escobillas está desgastada, no barrerán adecuadamente la luna y no retirarán el agua con eficacia. Consecuencia: la visibilidad se verá bastante afectada

2.- Luces. Las tormentas oscurecen el día. Si el sistema de iluminación del vehículo no funciona adecuadamente, nos ponemos en peligro a nosotros mismos y al resto de usuarios de la vía.

3.- Neumáticos. Con la lluvia el firme se moja y la adherencia de las ruedas disminuye. Consecuencia: la distancia de frenado se alarga y aumenta el riesgo de aquaplaning.

 

Los consejos para conducir bajo la tormenta:

 

1.- Durante una tormenta, disminuye la visibilidad, por lo que en cuanto oigas los primeros truenos o caigan las primeras gotas hay que extremar la precaución y encender las luces para ver y ser vistos.

2.- Con la carretera mojada es conveniente ampliar la distancia de seguridad para evitar colisiones. 

3.- Hay que tener cuidado con las frenadas largas pues harán que el vehículo resbale, sobre todo en las curvas. Se recomienda frenar poco a poco en lugar de pisar a fondo el pedal.

4.- Si la tormenta llega acompañada de granizo, la calzada se volverá aún más resbaladiza por lo que hay que aminorar la marcha (nunca frenar en curvas) y aumentar más la distancia a otros coches.

5.- Si hay rayosel coche es un lugar muy seguro para resguardase. Primero, porque las ruedas de goma aíslan el vehículo del suelo, por lo que la corriente no encontrará en él un lugar por el que alcanzar la tierra. Y segundo, porque la carrocería del vehículo es conductora de la corriente eléctrica y si es alcanzada por un rayo, la carga eléctrica se distribuirá por toda la superficie metálica pero no conseguirá penetrar en el interior. Si no se tocan las partes metálicas de la cabina, los pasajeros estarán perfectamente seguros. Es lo que se conoce como Jaula de Faraday. Pero, que los ocupantes no sufran daños no quiere decir que el vehículo salga indemne, pues la electrónica de a bordo y la pintura, en el lugar del impacto, quedarán seriamente perjudicadas.

6.- Haya granizo o no, en cualquier tormenta lo mejor es parar y esperar a que amaine.

Fte. Autobild.es